qué es la depresión
7 min de lectura

No es raro que en algunos momentos de nuestras vidas sintamos tristeza o algún tipo de bajón emocional. Siempre que haya una situación real que la justifique es funcional. La pérdida de un ser querido,  o del puesto laboral, alguna ruptura amorosa, o quién sabe cuántas otras razones justifican un estado emocional decaído. A veces, sin embargo, esos sentimientos de malestar se prolongan por un periodo de tiempo mayor del esperable. Aquellas sensaciones dejan de parecer razonables (para los demás) y empieza a verse afectado el funcionamiento general de la persona. En este artículo abordamos qué es la depresión, sus causas, síntomas, tipos y tratamientos posibles.

Unas palabras sobre cómo transitar el duelo por la pérdida de un ser querido

¿Qué es la depresión?

Aaron Beck, psicólogo experto en el tema, aproxima una definición de depresión. Dice que, en su aspecto clínico, es un trastorno del estado de ánimo, caracterizado por una sensación de tristeza interna, con una perdurabilidad superior a los dos meses.

Cuando uno atraviesa una situación que le genera dolor, necesita algún tiempo para procesar lo que pasa. Hace falta que nos tomemos unos días, o a veces semanas, para acostumbrarnos a la nueva situación. En la depresión, sin embargo, aquellos bajones emocionales que, al principio resultaban razonables, se extienden en el tiempo de manera excesiva. Y ese cúmulo de emociones negativas sentidas, empiezan como a infectar el resto de las áreas de la persona. Entonces se pierde el sueño, el apetito, el deseo sexual y la atención.

La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

Organización Mundial de la Salud

 

Los manuales de diagnóstico de padecimientos mentales, DSM IV y CIE 10, caracterizan a la depresión de una forma similar. El DSM IV afirma que la depresión está caracterizada por la evidencia clara de un estado de ánimo deprimido o aplanado, donde la persona se muestra triste y pesimista, muestra también una incapacidad para sentir placer y pérdida de interés de casi toda actividad.

Causas de la depresión

Diversas situaciones en nuestra vida pueden llevarnos a este estado. Podemos sentir depresión por falta de trabajo, por un divorcio, porque sentimos soledad o porque nos han sido infieles. A las mujeres también les sucede que puedan sentirse deprimidas durante el embarazo, en el preparto, y también en el postparto. ¡Incluso podemos sentir depresión después de unas espectaculares vacaciones!

Sin embargo, las causas de la depresión no se deben exclusivamente a situaciones externas. Ésta puede aparecer y verse reforzada por los acontecimientos vitales. Pero su verdadera razón de ser está sujeta a las condiciones biológicas y cognitivas de la persona. Ciertos tipos de depresión tienen un fuerte componente hereditario, mientras que otras tienen más que ver con esquemas desadaptativos tempranos.

Podés seguir este enlace para saber qué son los esquemas desadaptativos tempranos.

Síntomas de la depresión

¿Qué se siente en la depresión? ¿cómo sé si estoy deprimido? Los trastornos del estado de ánimo son muchos y cada uno tiene síntomas que les son propios. No es lo mismo un trastorno depresivo mayor que un trastorno bipolar. Acá dejo una lista con los síntomas más frecuentes que se presentan en el diagnóstico de la depresión. Por supuesto, que no intento ser exhaustivo.

La depresión, así como todos los trastornos mentales, deben ser diagnosticados por un profesional habilitado.

Básicamente, una persona con depresión suele llorar, sentirse irritable o triste, pensamientos automáticos recurrentes sobre la misma idea, pueden sentirse ansiosos, incluso llegan a tener fobias; además, existe en ellos una preocupación excesiva por su salud física y quejas de dolor.

Además, pueden presentarse problemas en las relaciones interpersonales, dificultad para interactuar y sentirse insatisfechos con las interacciones. También hay problemas en la actividad sexual y problemas de pareja en general.

Cuando hay depresión en niños puede aparecer el fracaso escolar. Lo mismo para los adolescentes y jóvenes. Aquellos que tienen una actividad laboral, pueden verse afectados en su desempeño, llegando incluso a la pérdida del trabajo. A todas las edades, tanto en hombres como en mujeres, puede darse un aumento en el consumo de alcohol u otras sustancias.

Quienes atraviesan tal estado de ánimo, tienen con frecuencia pensamientos o ideas de hacerse daño a sí mismos. A veces sólo quieren hacer un llamado de atención. Nunca hay que desestimar a una persona que pide auxilio de esta forma. Y por supuesto que la consecuencia más grave de un episodio depresivo es el intento de suicidio o el suicidio consumado.

¿Cómo piensa un depresivo?

Aquellos que han tenido la oportunidad de compartir una charla con una persona con depresión, pueden haberse percatado de su particular modo ver las cosas. La sensación de quien escucha es de que “te chupan la energía”. Los depresivos tienen una forma especial de entenderse a sí mismos, al mundo y al futuro. Esto es lo que se conoce en psicología como la tríada cognitiva.

Los depresivos también cometen estos errores al pensar.

La tríada cognitiva

Como decía recién, el depresivo tiene algunos patrones bien definidos sobre cómo entenderse a sí mismos, a su futuro y a sus experiencias.

Existe una clara visión negativa de estas personas acerca de sí mismos. Ellos se ven torpes, desgraciados y con poco valor. Se sienten responsables o como causa del malestar que sienten y eso refuerza su baja autoestima. Se consideran incapaces de sentirse alegres o felices.

Con respecto a lo que les sucede, tienen una tendencia a interpretar sus experiencias de manera negativa. El mundo está contra ellos. Les hace demandas exageradas y obstáculos imposibles de superar.  Se siente frustrado y derrotado por el entorno.

Además, el paciente depresivo tiende a tener una visión negativa del futuro. Todo es negro para este sujeto, por lo que su futuro también. Las cosas empeorarán irremediablemente y él nunca podrá hacerse cargo de ello, por lo que sus sentimientos de indefensión son reforzados.

Tipos de depresión

El DSM IV (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 4ª Ed.) ubica la depresión dentro de los trastornos del estado de ánimo. Éstos se caracterizan por una alteración del humor e incluyen: trastornos depresivos, trastornos bipolares y trastornos del estado de ánimo debido a enfermedades médicas o inducido por sustancias.

En el apartado de los trastornos depresivos se encuentran:

          Trastorno depresivo mayor

          Trastorno distímico

          Trastorno depresivo no especificado

¿Cómo tratar la depresión?

La depresión, así como otros trastornos mentales, puede tener un tratamiento farmacológico y un tratamiento psicológico. Es por esto que los psiquiatras pueden derivar al depresivo a un psicólogo y también al revés. Lo cierto es que, si bien ambos tratamientos dan resultados de manera separada, está bien documentado que juntos tienen mejores efectos. Y dentro de las terapias psicológicas para la depresión, la terapia cognitivo conductual se ha mostrado muy efectiva, convirtiéndose en terapia de elección.

 

Es importante que si tenés o algún familiar tuyo tiene estos síntomas puedas consultar a un profesional para realizar el diagnóstico y el tratamiento adecuado.