¿Qué es el bullying?

El concepto de bullying, acoso escolar o matoneo escolar se ha hecho muy popular en los últimos años, debido a la efervescencia que han tenido hechos muy graves de violencia en escuelas alrededor del mundo. Quizás el caso más paradigmático haya sido aquel que quedara documentado en el trabajo Bowling for Columbine de Michael Moore. Argentina no ha sido ajena a este fenómeno. Tal es así que en el año 2004, un alumno de 15 años disparó con un arma de su papá a sus compañeros de aula, dejando sin vida a tres de ellos y provocándole heridas de diferente gravedad a otros cinco. Todo esto por haber sido víctima frecuente de burlas, violencia y discriminación.

Definición de bullying

El término Bullying proviene del inglés Bull, que significa toro. De allí los conceptos derivados de Bully, traducido como los verbos torear, hostigar, acosar, o bien como los sustantivos acosador, bravucón o matón. En tanto que Bullying se define como el acto por el cual se intimida, aísla, burla, tiraniza, amenaza o violenta a quienes ocupan el lugar de víctimas.

En todo caso, resulta necesario diferenciar la violencia escolar del bullying o acoso escolar. La primera refiere al cualquier tipo de violencia que se dé dentro de una escuela y puede estar dirigida a diferentes actores de la comunidad educativa o a objetos del mobiliario escolar. Pueden ser hechos puntuales. Dentro de los hechos de violencia dentro de las escuelas pueden referirse: maltrato físico, emocional, económico, negligencia, abuso sexual y vandalismo. Mientras que el acoso se trata de un patrón repetitivo, frecuente y que tiene la intención de intimidar u hostigar a las víctimas.

Características del bullying

Según algunos estudiosos del tema (Olweus, 1993; Tattum & Lane, 1993; Zins, Elias & Maher, 2007 citado en Torres y Acevedo) , cualquier definición de bullying debería considerar al menos estos tres elementos:

  1. Asimetría o desbalance del poder: Al hablar de asimetría, se hace referencia al hecho de que en la relación, existen uno o varios que tienen más poder sobre otro u otros. La superioridad se establece de diferentes maneras. Hay superioridad física, social, etaria o incluso en la red de contactos dentro de la institución.
  2. El uso premeditado (intencional) de la violencia como medio para establecer la asimetría de poder: El fundamento del comportamiento del acosador tiene que ver con una intencionalidad violenta. Existe una motivación para establecer ese desequilibrio de poder a través de la agresión, de la burla u otras conductas del mismo talante.
  3. Tiene que darse de un modo repetido en el tiempo: Si bien algunos hacen referencia a un patrón de comportamientos repetidos en el tiempo, lo más importante es que los efectos son duraderos en el tiempo, aunque el acoso pueda haberse realizado por única vez.

Bullying en Argentina

Desde la ONG Bullying Sin Fronteras, se ha llamado la atención sobre el hecho de que el acoso en la escuela ha ido en un franco incremento en la República Argentina, con un crecimiento interanual del 40% de casos graves. Las provincias más afectadas son los grandes conglomerados: CABA, Gran Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, entre otros.

Lamentablemente, el aumento de los casos a lo largo y ancho del país también ha implicado un incremento en las muertes por bullying. Muchos adolescentes han decidido quitarse la vida luego de haber sido víctimas de este fenómeno.

Ley de bullying en Argentina

En respuesta a los acontecimientos que se han ido sucediendo, el Congreso de la Nación sancionó el 11 de septiembre de 2013 la Ley para la promoción de la convivencia y el abordaje de la conflictividad social en las instituciones educativas, ley 26.892. La misma persigue como objetivo promover la intervención institucional, así como la investigación sobre este fenómeno.

Esta ley está inspirada en la Convención sobre los derechos del Niño y las leyes 26.061 de Protección Integral de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes, y 26.206 de Educación Nacional. Son sus pilares el respeto por la dignidad e intimidad de las personas, y el rechazo por todas las formas de discriminación, violencia y exclusión.

Aquí podés leer el texto completo de la Ley 26.892 para la promoción de la convivencia.

Tipos de bullying

  1. Bullying físico

    Empujones, puñetazos, patadas, agresiones con objetos forman parte de este modo de abuso. El acosador también puede optar por atacar las pertenencias de la víctima. Por ejemplo, puede esconder, romper o robar objetos de valor.

  2. Bullying verbal

    La forma más común es a través de la burla, los insultos y los apodos. El agresor puede valerse de alguna característica de la víctima que éste considera débil como tema para sus agresiones. Como modalidad, además, se pueden proferir amenazas, crear rumores y difundir chistes, bromas e insultos repetitivos.

  3. Bullying psicológico

    En este caso, las acciones se dirigen a minar la autoestima del niño o adolescente, para fomentar la inseguridad y el temor. Puede pasar desapercibida porque la modalidad suele estar asociada a gestos y tratos que puede pasar solapados en otras acciones.

  4. Bullying social

    El acoso se produce bajo la forma de aislamiento del individuo respecto del grupo. Muchas veces esta forma de maltrato la realiza el grupo como un todo.

  5. Bullying sexual

    El acoso sexual implica coacción y el trato indecente, impúdico e indeseado por parte del acosador. Incluye gestos, comentarios, insinuaciones o bromas.

  6. Cyberbullying o bullying cibernético

    En este caso, el comportamiento malintencionado se produce a través de medios tecnológicos, como pueden ser el correo electrónico, las redes sociales, el chat o por teléfono. El chantaje es una de las modalidades adoptadas por el victimario, quien habiéndose apropiado de material íntimo o vergonzante amenaza o simplemente lo difunde.

Causas del bullying

Como en multitud de otros aspectos de la conducta o del ser humano en general es, al menos, ingenuo pensar en que existe una causalidad lineal y única. Con la finalidad de organizar las ideas, los autores suelen agrupar en tres las razones por las que podría aparecer el acoso escolar: variables personales, familiares y escolares.

Los rasgos individuales de víctimas y victimarios refuerzan en igual medida el desequilibrio del poder. Unos y otros parecen tener malas relaciones con sus compañeros. Los acosados suelen encontrarse aislados y además pueden contar con una personalidad retraída. Los agresores, en cambio, suelen ser líderes negativos.

El ambiente familiar también ha sido estudiado. Algunos investigadores identifican el origen de la conducta violenta en la falta de un referente masculino positivo cercano. La estructura de roles, la situación socioeconómica y la calidad de la relación de los padres determinan la aparición de estos patrones de comportamiento.

Entre las causas escolares, algunos aseguran que una estructura muy rígida en la toma de decisiones puede generar un ambiente propicio. Así como también el maltrato de los docentes hacia los alumnos.

Entre las razones más comunes de acoso se encuentran:

  • Acoso escolar racista
  • Acoso escolar de estudiantes con necesidades especiales
  • Acoso escolar homofóbico

Consecuencias o efectos del bullying

A la hora de considerar las consecuencias de este fenómeno, hay que considerar a todos los actores. El bullying impacta en las vidas del agresor, del agredido y también en la de los espectadores.

Las víctimas del acoso pueden encaminarse hacia el fracaso escolar y social, así como desarrollar cuadros de ansiedad e incluso fobias, una baja autoestima, depresión y, en los peores casos, el suicidio. Quienes agreden refuerzan las conductas agresivas e intimidatorias, antesala de la conducta delictiva y de comportamientos antisociales. Finalmente, los espectadores, pasivos, refuerzan la conducta violenta del agresor y se desensibilizan frente al sufrimiento de los otros.

¿Cómo prevernirlo?

Desde todos los estamentos sociales surge la pregunta y la reflexión sobre: ¿qué hacer con el bullying? ¿cómo prevenirlo o cómo evitarlo? ¿cuáles son sus posibles soluciones? Y es imprescindible que las políticas públicas, sociales y educativas estén orientadas a la prevención, abordaje y promoción de conductas alternativas. Ya que la intervención no debe dirigirse exclusivamente a atender el problema una vez que ya está producido o en curso, si no que también debe incluirse un programa para el desarrollo de las habilidades sociales de agresores, víctimas y espectadores. En suma, la que debe ser reeducada es la sociedad en su conjunto.

Otros artículos relacionados con la educación son:

Fuentes

Arias Cortez, L. (2014). Incidencia del acoso escolar en la adolescencia. Tesis de licenciatura. Inédito. Mendoza.

Cabezas Alesci, M. (2014). Comportamiento asertivo y habilidades sociales en alumnos de 13 años. Tesis de licenciatura. Inédito. Mendoza.

Dejar respuesta

Por favor, deje su comentario.
Ingrese su nombre