¿Cuántas veces nos hemos visto envueltos en situaciones difíciles de manejar por problemas de conducta en el aula? Puede que habitualmente te enfrentes con el trastorno negativista desafiante en el aula.

Para la mayoría de los docentes es cosa de todos lidiar con el mal comportamiento de los estudiantes. Sin importar el nivel educativo al que asistan – preescolar, primaria o secundaria-, a ningún maestro o profesor se le escapa la molesta circunstancia de tener que sobrellevar la mala conducta de sus pupilos. Razones hay muchas y de diferentes tipos: culturales, sociales, educativas y una lista muy larga.

Este es un blog de psicología, así que de eso vamos a hablar, de una de las posibles causas psicológicas de los problemas de conducta en el aula: el Trastorno Negativista Desafiante. A riesgo de ser repetitivo, no quiero dejar de insistir con que no siempre que un alumno tiene mal comportamiento responde a una patología mental, ni tampoco es la idea andar llenando de etiquetas a los alumnos que por una u otra razón no son tan dóciles como otros.

Otra de las causas de problemas de conducta en el aula puede ser el TDAH. En el artículo ¿Qué es un niño hiperactivo? Conociendo el trastorno por déficit de atención con hiperactividad podés conocer un poco más sobre este desorden.

Comportamientos como burlarse o agreder a los compañeros, robar, arrojar elementos, desoir todas las indicaciones que se le dan, interrumpir la clase… La lista puede ser interminable. Y seguramente, cada docente tiene la propia en su haber. Todas estas conductas son entendidas como un problema porque el alumno no puede aprovecharse de la clase, ni tampoco sus compañeros. Esto no solamente deteriora la calidad de los aprendizajes, sino que también tiene consecuencias sociales para el alumno con estas actitudes.

Psicólogo en Mendoza
Psicólogo en Mendoza
Psicólogo en Mendoza
Psicólogo en Mendoza

La situación se hace compleja cuando este comportamiento es repetitivo y estereotipado, repitiéndose una y otra vez la misma interacción entre adulto y niño.

¿Qué es el trastorno negativista desafiante o trastorno oposicionista desafiante?

Dentro de los desórdenes de la conducta en niños y adolescentes, aparece el Trastorno Negativista Desafiante, que es definido como:

El Trastorno Negativista Desafiante es un patrón recurrente de comportamiento negativista, desafiante, desobediente y hostil, dirigido a las figuras de autoridad, que persiste por lo menos durante 6 meses y se caracteriza por la frecuente aparición de cuatro de los siguiente comportamientos: accesos de cólera, discusiones con adultos, desafiar o negarse a cumplir las demandas o normas de los adultos, llevar a cabo actos que molestarían a otras personas, acusar a otros de sus propios errores, ser quisquilloso o sentirse fácilmente molestado, mostrarse iracundo y resentido, ser rencoroso o vengativo. Los comportamientos deben producir deterioro significativo de la actividad, social, académica o laboral.

Traducido al lenguaje de la vida cotidiana de un docente, no creo que haya mucho que explicar. Discusiones, desafíos a la autoridad, irritabilidad y conducta irascible son fácilmente reconocibles. Sin embargo, no cualquier persona que presenta este comportamiento tiene el trastorno. La existencia de este tipo de conductas tiene que perdurar por al menos 6 meses y tiene que existir un claro deterioro social y académico en la vida del niño. Algunas consecuencias secundarias suelen ser la baja autoestima, la pobre tolerancia a la frustración, un ánimo deprimido y estallidos de enojo.

¿Cómo tratar el trastorno oposicionista desafiante?

Si sos docente quizás quieras hacer este Curso TDAH: Estrategias cotidianas para Estudiantes de Educación Primaria.

En el ámbito psicoterapéutico existen diferentes técnicas de modificación de conducta para niños agresivos que pueden darse en el curso de la psicoterapia individual, familiar o grupal. A veces, es necesario tratamiento farmacológico. Sin embargo, hay algunas estrategias que pueden implementarse para tratar los problemas de comportamiento en la escuela.

Hay algunas estrategias efectivas para el manejo de niños con trastorno negativista desafiante en la escuela y la casa, como las que aparecen en esta Guía Clínica para el Trastorno Negativista Desafiante.

¿Cómo trabajar con el niño con trastorno negativista desafiante en el aula?

El trastorno oposicionista desafiante y todos los problemas de conducta en el aula que éste genera, pueden ser abordados con un plan. En esta lista se encuentran algunas estrategias:

  • Explorar y descubrir cómo el niño percibe las reglas y las figuras de autoridad.
  • Estimular la confianza del niño a través del contacto visual, la escucha activa.
  • Reconocer y premiar las conductas esperadas. Ignorar los comportamientos no deseados.
  • Ayudar al niño a restaurar su autoestima.
  • Siempre es más efectivo premiar los comportamientos esperables, que castigar aquellos que no deseamos. La aplicación inmediata de la recompensa es fundamental.
  • Establecer y escribir cuáles son las conductas aceptables y cuáles inaceptables, para evitar arbitrariedad.
  • Ayudar al niño a identificar los sentimientos que le producen unas conductas y otras.
  • Identificar los desencadenantes de los sentimientos de enojo del niño.

Lo más importante, cuando se trata de corregir conductas no deseadas, es hacerle saber al niño que lo que se rechaza es el comportamiento y no a él como persona. Y por supuesto evitar el etiquetamiento que puede perjudicar aún más al niño. 

Dejar respuesta

Por favor, deje su comentario.
Ingrese su nombre