5 min de lectura

¿Qué es la asertividad?

La primera vez que escuché la palabra asertividad o asertivo fue en la facultad de Psicología, mientras cursaba psicología cognitiva. Una vez que entendí a lo que se refería el término, empezó a formar de mi vocabulario básico. Me parece increíble que un concepto tan importante tenga tan poca prensa, sobre todo en el ámbito escolar, donde la educación emocional debiera ser el pan de cada día.

Definición y concepto de asertividad

Un gran investigador de este tema ha sido el psicólogo español, Vicente E. Caballo. Para este señor

La conducta asertiva es ese conjunto de comportamientos emitidos por una persona en un contexto interpersonal que expresa los sentimientos, actitudes, deseos, opiniones o derechos de esa persona de un modo adecuado a la situación, respetando esas conductas en los demás, y que generalmente resuelve los problemas inmediatos de la situación, mientras minimiza la probabilidad de futuros problemas.

La definición puede parecer un poco enredada, pero ¡vamos! No es tan difícil. Esta palabra proviene del inglés assert, que significa afirmar. De ahí que asertivo viene a significar algo así como “afirmar”, o bien, yo diría “afirmarse”. Quiere decir que cuando uno tiene esta característica o habilidad, es capaz de reivindicarse frente al otro.

Diferencia entre comportamiento asertivo, agresivo y pasivo

Muchas veces, en nuestras relaciones interpersonales, interactuamos con los demás de manera que siempre salimos perdiendo. Y terminamos siendo calificados por los otros como “buenudos”, o sea, lo suficientemente buenos como para que abusen de nosotros. Pero también está el otro extremo. Aquel que por autoafirmarse termina invadiendo el espacio ajeno; ese que está tan pendiente de sus propios derechos y de lo que le es debido, termina comportándose de manera agresiva. Entre estas dos conductas, las pasivas y las agresivas, se encuentra el comportamiento asertivo.

Conducta pasiva

Como dije más arriba, la conducta pasiva es aquella por la que uno no es capaz de expresar las propias necesidades, opiniones, sentimientos, ni tampoco de hacer valer los propios derechos. En consecuencia, se permite que los demás actúen de manera abusiva, violando aquello por lo que no nos hacemos valer.

Es característico de este tipo de comportamiento tener cierto lenguaje corporal: la postura es encorvada y tensa; la voz, vacilante y de bajo volumen; ello va acompañado de movimientos nerviosos.

Las personas que actúan de esta manera persiguen la conciliación y la evitación del conflicto como norma máxima. “La paz y la tranquilidad están por encima de mis derechos”, parecieran repetirse en el silencio de sus pensamientos, que son muchos y atribulados. La pasividad los conduce a una acumulación de tensión interna y a una ansiedad interpersonal excesiva. Pueden tener sentimientos de inadecuación, es decir, que pueden sentirse mal consigo mismos por no ser capaces de expresarse adecuadamente, sosteniendo sentimientos de culpa, ansiedad, depresión y baja autoestima.

Haciendo click acá podés leer más sobre ansiedad, o sobre esquemas que están relacionados con la falta de asertividad.

Conducta agresiva

conducta no asertiva: agresividadEn el otro extremo se encuentra la conducta agresiva, en que la defensa de los propios derechos, opiniones y sentimientos llega a ser violenta e inapropiada. Se fuerza al entorno a ceder ante las explosivas expresiones de poder.

El objetivo en este caso es la afirmación de la superioridad sobre el otro. Se persiguen la dominación y la victoria, y ello se asegura a través de la humillación, la degradación y la minimización de las necesidades, o ya de la misma existencia, de quien se tenga en frente ese día.

La conducta agresiva puede expresarse de manera directa a través de insultos, amenazas, gestos hostiles, golpes y otros ataques físicos. Además, puede mostrarse de manera indirecta, por medio del sarcasmo, la ironía, las murmuraciones, miradas ofensivas y gestos descalificatorios.

Conducta asertiva

En el medio de las dos, se encuentra el comportamiento asertivo. Comportarnos de este modo implica capacidad para expresar de manera directa los propios sentimientos, necesidades, opiniones y derechos legítimos sin violentar los derechos ajenos.

Ser asertivo implica respeto para uno mismo, tanto como para los demás. Existe una modalidad directa para comunicar las propias necesidades y defender los propios derechos. Así también, se realiza de una forma efectiva, sin avasallar a los demás, como quien se comporta de manera agresiva.

El tono de voz, la mirada, la expresión facial y la postura corporal dan forma y sostienen este tipo de comportamiento. En general, se transmite decisión y claridad, sin resultar violento.

El resultado de la conducta asertiva es la disminución de la ansiedad, relaciones más significativas y mejor adaptación social.

Entonces, ¿para qué sirve ser asertivo?ser asertivo

Un entrenamiento en asertividad y habilidades sociales puede ayudarte a mejorar la calidad de tus relaciones interpersonales, perfeccionar la toma de decisiones y la habilidad de negociar. Cuando uno crece en asertividad, se mejora la habilidad de comunicación y se puede permanecer firme y no ceder ante presiones de la pareja, familia, hijos, escuela o trabajo, siempre que estas resulten injustas o excesivas.

Acá te presento una lista de las razones y motivos por los que ser asertivo es un valor.

Con una conducta asertiva se puede:

1.       Iniciar y mantener conversaciones

2.       Hablar en público

3.       Expresar amor, agrado y afecto

4.       Defender los propios derechos

5.       Pedir favores

6.       Rechazar peticiones

7.       Hacer cumplidos

8.       Aceptar cumplidos

9.       Expresar opiniones personales, incluido el desacuerdo

10.   Expresión justificada de la molestia, desagrado o enfado

11.   Disculparse o admitir ignorancia

12.   Petición de cambios en la conducta del otro

13.   Afrontar las críticas

Como siempre sucede en psicología, es muy probable que te sientas identificado con los tres tipos de comportamiento y no solamente con uno. Seguramente, en algunos ámbitos te sentís más asertivo, agresivo o pasivo que en otros. Una mayor consciencia de las oportunidades en que nos descubrimos más asertivos, nos puede ayudar a practicar en otras situaciones.

Contame en los comentarios, ¿en qué situaciones te cuesta tanto decir eso que pensás? ¿cuándo sos más asertivo? ¿y cuándo más agresivo?

Opt In Image
¡Estoy escribiendo un ebook!
Será sobre cómo mejorar tu nivel de bienestar

¿Te interesa? ¿Querés que te avise cuando lo tenga listo?

Dejame tu email acá...

En cuanto tenga novedades, te escribo.

¡Muchas gracias!

PD: No olvides revisar la carpeta "Novedades" o "Correo no deseado"

Compartir
Artículo anterior¿Qué es bullying o acoso escolar?
Artículo siguiente¿Será que es un psicópata?

¡Hola, lector! Yo soy Francisco, psicólogo, y soy el creador de Sol Psi. Escribo sobre psicología porque es lo que me apasiona y pienso que puede ayudar a la gente. Me gusta la docencia, aunque las aulas no son lo mío. Prefiero pensar desde otros espacios. Si tenés alguna consulta, acá tenés mis datos de contacto, o también podés encontrarlos haciendo click en la pestaña “Necesito un Psicólogo”.